miércoles, 17 de agosto de 2011

Capítulo 3: Mi primer beso.

Asturias. Agosto. El verano está apunto de acabar. Un gran bosque por el que atraviesa un camino lleno de hojas, agujas de pino y cigarras. Y, además, el calor de ese sol que dura todo el día. Un eco a lo lejos, el rumor de las olas del mar.
- Esto es peligroso, ¿verdad?
Avanzamos en grupo. Somos cinco. Tania, Roberto, yo, Jaime e Isabel. Estamos en medio de la senda del bosque, andamos medio escondidos, porque está prohibido traspasar la gran verja del pueblo. Y, en cambio, nosotros lo hemos hecho, hemos decidido correr el riesgo con lo que todo ello conlleva y aventurarnos. Vamos a ver un castillo contruido en el siglo XII.
- Pero es peligroso...
- ¡Qué peligroso ni qué ocho cuartos! Lo único que puede pasar esque el vigilante si nos pilla nos ponga una multa.
-Sí, ¡pero está lleno de víboras!
-¿¡Qué dices!? ¡¿Estás loca?! ¡¿Cómo va haber aquí víboras?!
-¡Que sí, que salen de noche!
-¡Que no! ¡Que te digo yo que no hay nada!
Tania está obsesionada. Se cree que lo sabe todo. No la soporto cuando se comporta así. Pero su madre hace una empanada para chuparse los dedos, y a la hora de comer nos la trae a la playa, de manera que nos combiene tenerla dentro del grupo, porque si no fuera por eso, estaría fuera. Jaime guía el grupo, es el más valiente. Roberto, que es su amigo parece tenernos miedo, quizá porque es el más pequeño.
TracJaime separa los brazos y los demás nos paramos en seco. Hemos oído un ruido a la derecha del arbusto.
-Quietos, podría ser un animal... parece grande.
-Puede que sea un erizo- apunta Tania.
Pero acto seguido oímos unas carcajadas. Nos volvemos todos. Al final de la fila está Isabel, se ríe como una loca, es más se ríe a mandíbula batiente. Debe de haber tirado algo en algún arbusto. Roberto entorna los ojos.
-Eres...¡eres una estúpida!
Jaime se encoge de hombros. Yo corrijo la frase.
-Haz el favor de hablar como es debido... Es una imbécil, una gilipollas, nos has dado un susto de muerte.
Tania cabecea.
-Bueno, ha sido lista, ha tirado la piña justo en el arbusto con las bolitas rojas...
-¿Qué quieres decir?
-¿No lo sabeis? ¡Las víboras precisamente comen esas bolitas rojas!
No sé que llegará a ser Tania en la vida, ¡pero si se dedica a la botánica o al estudio del mundo animal cometerá un gran error! ¡Como el que hemos comentido nosotros al dejarla que se viniera! Sim embargo no consigo reirme de mi ocurrencia cuando de repente...
-¡Eh, vosotros! ¿Adónde se supone que vais?
Un vozarrón interrumpe nuestras carcajadas. Lo diviso a lo lejos, avanzando amenazador entre los árboles. A sus espaldas y a un lado del camino, está su viejo Seiscientos gris, con una de las puertas delanteras abiertas. No cabe ninguna duda.
-¡Es el vigilante! ¡Huyamos!
Y echamos a correr a toda velocidad entre las plantas y los árboles. Jaime me coge de la mano y tira de mí.
-¡Vamos, venga, corre lo más deprisa que puedas! Vayamos por aquí, que están las cuevas.
-¡Tengo miedo!
-¿Miedo de qué? ¡No debes tener miedo, estás conmigo!
De manera que hechamos a correr entre las plantas altas, en el bosque, en medio de los arbustos, cada vez a más velocidad, en línea recta.
Roberto y Tania, en cambio, se han desviado a la izquierda, mientras que Isabel corre más despacio, casi se tambalea detrás de nosotros.
-Venga, de prisa, vamos.
Jaime me arrastra al interior de una de las cuevas. Tienen una altura de, al menos, diez metros y de repente se tornan frías y oscuras, tan oscuras que tras dar dos pasos no vemos nada, Es un buen escondite, y nos apretujamos contra la pared. El silencio es absoluto y se percibe un extraño olor a verde, como si todo estuviese húmedo, mojado. Después vislumbramos al vigilante que pasa a lo lejos, por suerte no nos ha visto.
Se divisa un poco de luz y el verde del bosque con los reflejos del Sol en las hojas más grandes. Pero en la cueva hace frío, y cuando respiramos salen unas nubecitas delante de nuestras bocas, como si estuviéramos fumando.
-Oye Jaime, pero...
-Chsss...-susurrá y me tapa la boca con la mano justo a tiempo, porque el vigilante se asoma a la entrada de la cueva y escruta a derecha e izquierda, mientras nosotros nos aplastamos aún más hacia la pared. No ve nada, de manera que se da por vencido y se aleja. Pasados unos segundos Jaime me quita la mano de la boca.
-Uff.
Exhalo el aire que había contenido hasta ese momento.
-Menos mal.
-¿Has sentido miedo?
-No, contigo no.
Le sonrío. Y veo sus ojos en la penumbra, se iluminan apenas y son grandes y profundos y preciosos, y no consigo dilucidar si me está mirando o no, pero sonríe. Veo sus dientes blancos en la oscuridad de la cueva. Y la verdad esque un poco de miedo si que he pasado. Pero sea como sea no quiero decírselo.
-Venga, sí que has sentido un poco de miedo. Si nos hubiera descubierto...
-¡Bueno...!
Pero no me da tiempo a seguir porque se acerca a mí... y me besa. ¡Sí, me besa! Siento sus labios sobre los míos y permanezco un instante con la boca quieta sin saber muy bien qué hacer. Pero siento que él hace presión. Y su boca es blanda. Y, que extraño, la va abriendo lentamente... y yo también lo hago. Pero ¿qué ocurre? Siento algo raro en la boca. Estamos en la oscuridad de la cueva, tan cerca el uno delotro que nisiquiera sé si me está mirando o no. Abro lentamente un ojo, echo un vistazo, pero no se ve nada, de manera que vuelvo a cerrarlo. ¡Es su lengua! Socorro... Sin embargo..., no me molesta. Menos mal. Qué bonito. Siempre me había imaginado este momento, quizá demasiado, en serio, porque al final los demás te cuentan tantas cosas que terminas preocupándote más de lo que harías por tí sola.
Así que al final me abandono y lo abrazo mientras seguimos besándonos. Y sus labios son suaves y de vez en cuando nuestros dientes se chocan, nos echamos a reír y volvemos a empezar, ligeros, sonreímos en la penumbra y él me besa mucho y tengo el contorno de la boca mojado. Pero no me molesta... De verdad, no me molesta.

¡Lo siento, lo siento, lo siento! x100 Siento haber tardado tanto en publicar, pero esque entre el blog de diseños y otras cosas que me han surgido no he tenido tiempo, de verdad que lo siento, espero que me perdoneis! :(
Espero que os haya gustado el capítulo, pero aún hay más sobre Jaime y Marina, dentro de poco publicaré la segunda parte, y esta vez os prometo que no tardaré tanto en publicar.
Un besazo

4 comentarios:

Bi dijo...

Muy chulo el capítulo(:
Pero lo de llamar a una amiga Isafea...no crees que le debe sentar mal? No sé...a mí no me haría mucha gracia...
Un saludo(:

Rommi* dijo...

Al fiin! :D jajajaja
A mi me hubiera dado miedo estar en ese lugar :| con bichos desconocidos y cosas feas puaj! >< jaja pero con una compañía como la de Jaime♥ hubiera ido feliz jeje.
Casi los ve el vigilante :o menos mal que no (:. La verdad era el momento perfecto para el beso *-* La descripción del beso me dio entre risa y sentí que tenías razon, porque el primer beso no es nunca taaaaan perfecto es como "¿Que está pasando? :|" jajaa me gusto eso (: Puro besito entre ellos awww ♥ son muy tiernos
Quiero saber que pasara luego de esoooo! :O

Te mando un abrazo my darling *-*

Caami *,* dijo...

uuuuuuuuf! tardaste demasiado :( pero PORFIN! contaste la historia! estuvo buenisima, me encantó. *-* me recuerda al primer beso con mi novio *.* ... Hey! albita, esto es un paréntesis. Sobre las cosas que me hiciste en tu blog de diseños :/ nunca me resultaron :c así que busqué por otra parte, solita, sin ayuda de nadie :C y no te lo pude decir. Eso sí, estoy super agradecida de lo que me habías hecho :L .. Pero no resultó :( .. Te mando un beso y espero sigas leyendo mi nove, porque últimamente no te he visto por mi blog :c .. Un beso. Ah! y ME ENCANTÓ EL CAPÍTULO {L}

Albitaa !. dijo...

Muchas gracias Bi!
Un beso :)
Rommi:
Si, por fin! jajaja
Ami no me ubiera dado mucho asco.pero un poco de miedo si :S jaja
:DD jaja (L)
Un besazo guapa
Cammi:
Lo siento por haber tardado tanto en publicar ... pero esqe no tuve tiempo...
Me alegro muchisimo de que te guste!
No pasa nada con lo del pedido, pero me ubiera gustado que me ubieras dicho que no te gustaba o algo y asi si tu querias pues lo podia cambiar, no me ubiera molestado! :) pero bueno da igual ;)
Si, no he podido comentar en tu blog... :S pero quiero que sepas que me he leido tu historia, y que me encanta! :D
Un besoo!b